El Clúster participa de nuevo en el programa en directo El matí À Punt en la TV autonómica À Punt

Esta semana pasada tuvimos la oportunidad de participar en el programa El matì À Punt que se realiza en directo en la televisión autonómica À Punt.

Al comienzo del programa, tras las pertinentes noticias sobre la gota fría en la Comunitat Valenciana, comenzó el contenido del mismo con una sección relativa a Energía y Medio Ambiente en la cual tuvimos la oportunidad de comentar el nuevo etiquetado de combustibles para vehículos que entró en vigor el pasado 12 de octubre.

Las nuevas etiquetas se implantarán en los 28 Estados miembros de la Unión Europea, los países del EEE (Islandia, Liechtenstein y Noruega) y también en Macedonia, Serbia, Suiza y Turquía, comenzando su implementación únicamente en los vehículos nuevos matriculados o comercializados por primera vez a partir de dicha fecha, y persiguiendo que el etiquetado sea un nuevo conjunto, único y armonizado, en todo el territorio europeo. 

El Clúster participó como invitado explicando la nueva denominación y su alcance. Ya había participado anteriormente en el programa en el que se comentaba cómo afectaba la entrada en vigor de la nuevo Euro 6c. y la demonización que se estaba efectuando de manera generalizada sobre el diésel.

La gasolina 95, la 98 y el diésel cambian su denominación por una nueva, con la cual convivirán durante un tiempo no definido, y a la que nos tendremos que ir acostumbrando todos los conductores. Para los vehículos eléctricos y su infraestructura de recarga se está trabajando también en el diseño de un conjunto de etiquetas similares que permitan la homogeneización en toda Europa.

Dependiendo del tipo de carburante, las nuevas etiquetas presentan un diseño específico.

Para la gasolina, la nueva etiqueta consistirá en un círculo en cuyo interior aparece la letra “E” y un número. La letra “E” representa al ‘Etanol’, mientras que el número que tendrá detrás se corresponderá con el porcentaje de dicho compuesto contiene el carburante o el máximo que admite el vehículo, dependiendo del lugar donde se encuentre instalada dicha señal; tendremos E5, E10 y E85.  Recordemos que el Etanol es un compuesto químico obtenido a partir de la fermentación de los azúcares que puede utilizarse como combustible, solo, o bien mezclado en cantidades variadas con gasolina, cuyo uso se ha extendido principalmente para reemplazar el consumo de derivados del petróleo.

Para el gasóleo, la nueva etiqueta consistirá en un cuadrado en cuyo interior aparece la letra “B” y un número. La letra “B” representa los componentes específicos del biodiésel presentes en el gasóleo, mientras que el número que tendrá detrás se corresponderá con el porcentaje de dicho compuesto contiene el carburante o el máximo que admite el vehículo, dependiendo del lugar donde se encuentre instalada dicha señal; tendremos B7 y B10.  Además, también habrá una etiqueta cuadrada con las letras XTL que corresponderá un tipo de biocombustible diésel creado a partir de material fósil o renovable que permite obtener por síntesis o hidrotratamiento un compuesto con propiedades muy parecidas a las del diésel tradicional, pero que no deriva del petróleo

Por último, para el gas, la nueva etiqueta consistirá en un rombo en cuyo interior puede aparecer H2, para el caso de hidrógeno, CNG, para el caso de gas natural comprimido, LGP, para el caso de gas licuado del petróleo o LNG, para el caso de gas natural licuado, dependiendo del tipo de gas del que se trate.

Las etiquetas deben estar colocadas en los nuevos vehículos y en los surtidores de gasolina, gasóleo, hidrógeno (H2), gas natural comprimido, gas natural licuado y gas licuado de petróleo de las estaciones de servicio de acceso público de todos los países de la Unión Europea, de forma clara y visible para los consumidores, a partir del 12 de octubre de 2018.

Se colocarán en el boquerel y en el cuerpo del aparato surtidor de combustible, teniendo el mismo diseño que las que deben figurar en los vehículos y en el manual de propietario, pero con unas dimensiones mínimas diferentes. Cada país puede incluir información adicional en la etiqueta en los puntos de repostaje, y en el idioma nacional.

En el presente video aparece la parte del programa citado. 

El programa también contó con la participación de nuestro asociado la Universidad de Alicante, en concreto con el profesor José Luís Todolí, premiado con la Placa de Honor AEC-2018, haciendo un repaso al nuevo sistema de medición diversos parámetros en vehículos, introducido en la Euro 6c, y en concreto de sus emisiones, el WLTP (Worldwide harmonized Light vehicles Test Procedures).

La WLTP se ajusta más a las condiciones de uso reales, lo que llevará a un mayor gasto de combustible y, consecuentemente, a una mayor emisión de sustancias no permitidas, que con el anterior sistema de medición NEDC (Nuevo Ciclo de Conducción Europeo). Sin embargo, no se modifican los límites de las normativas Euro6. Este examen se complementará con una prueba en condiciones reales de conducción, RDE (Real driving emissions), que evalúa los niveles de óxidos de nitrógeno (NOx) y partículas.

Aún no tenemos disponible dicha parte de video del programa. En cuanto la tengamos disponible, lo incluiremos.

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *